Más servicios para sobrevivientes de la tercera edad

por Molly Davies

Los servicios para personas de la tercera edad que son sobrevivientes de abuso se asemejan a un edredón hecho de manera caótica que nunca se llegó a terminar. Algunas cuadrillas son de una seda fina, otras de un algodón raído y muchas otras están ausentes por completo. Los servicios son específicos a cada comunidad y varían considerablemente incluso de condado a condado. Cuando me pongo a pensar en los servicios para sobrevivientes de la tercera edad que han experimentado abuso, dos cosas me chocan: la anemia presente en la variedad de los servicios y que los sobrevivientes lo que necesitan es una combinación de una red de servicios para personas de la tercera edad (Por ejemplo: servicios que les provean comidas y asesoría de casos) y servicios que tradicionalmente se han considerado típicos para víctimas (Por ejemplo: refugios y terapia).


En el caso de las personas que son sobrevivientes de explotación financiera, negligencia, abuso físico o sexual, con frecuencia se perciben los resultados como buenos si los mismos se observan dentro del contexto de lo que consideran éxito quienes son miembros de la red de intervención pro justicia para personas de la tercera edad y no desde la perspectiva de los sobrevivientes mismos. Si la víctima es retirada de una situación abusiva o hay un enjuiciamiento, eso se considera con frecuencia una señal de éxito. Sin embargo, son incontables los sobrevivientes a quienes esto nunca les sucede y a quienes no se les da acceso a servicios que les ayuden a recuperarse del trauma, de la pérdida y de las consecuencias generales que traen consigo este tipo de acontecimientos que transforman la vida. Es alarmante que a sobrevivientes de la tercera edad que han sufrido cualquier tipo de abuso no se les de acceso a servicios de terapia que les ayuden a procesar los sentimientos asociados con la victimización que han experimentado.

Dónde Buscar Servicios: Comience por la Agencia para Personas de la Tercera Edad de su localidad para informarse de qué servicios se encuentran disponibles, incluyendo servicios para salud mental y otros servicios sociales como son los programas de asesoría de casos y distribución de comidas. Muchos de los servicios ofrecidos por Agencias Locales para Personas de la Tercera Edad son ya pre-financiados por fondos de la Ley para la Protección de Americanos de la Tercera Edad (Older Americans Act funding) y por otros recursos locales. Las agencias locales de orden público, los Servicios de Protección de Adultos y el Defensor del Pueblo (para establecimientos) para el Cuidado a Largo Plazo de Personas de la Tercera Edad, son otras buenas fuentes de recursos que pueden ayudar con información de servicios disponibles para sobrevivientes. No se olvide chequear con los litigantes civiles que tienen prácticas privadas. Asegúrese de encontrar un/a abogado que tenga experiencia litigando con el tipo de casos de abuso con el que usted está lidiando.

Servicios que es Necesario que se Ofrezcan: Los sobrevivientes deben estar al centro de la creación y suministración de los servicios. Cada comunidad necesita tener refugios para los casos de emergencia y estos deben acomodar las necesidades de personas adultas de edades avanzadas. Entre estos servicios debe incluirse el proveer acceso para sillas de ruedas y proveer asistencia para que puedan realizar funciones de la vida cotidiana; debe dársele acceso a los sobrevivientes a servicios de terapia individual y en grupo, cuyo costo sea rembolsado por fondos para ello destinados; deben proveérseles servicios legales que les ayuden con las solicitudes de órdenes de protección, el cambio de poderes notariales, con asistencia para que puedan salirse de las deudas y les informen de clínicas con adecuados derechos a tutela y visitas; debe investigarse la efectividad de diferentes tipos de intervenciones; debe haber cortes para personas de la tercera edad; deben haber asesores/as de casos también en estaciones policiales ofreciendo los servicios sociales que tanto necesitan las víctimas; deben existir centros donde las víctimas se puedan inscribir para solicitar distintos beneficios públicos y chequear qué beneficios les están disponibles, solicitar estampillas de comida así como otros beneficios a los que tienen derecho; debe ofrecérseles servicios de transporte que los lleven un lugar a otro; debe dárseles asesoría gratis o a bajo costo para que puedan administrar personalmente su dinero y pagar sus cuentas; debe ofrecérseles recursos para ayudarles a pagar la cuenta del veterinario una vez o lo que les cueste si tienen que poner a su mascota en un refugio; debe ofrecerse programas de apoyo para las personas de la tercera edad que se hayan bajo peligro constante de ser estafados; y debe ayudárseles con el costo de una mudada si se tienen que reubicar.

Oportunidades de Cambio: El financiamiento para ayudar a personas Víctimas de Crimen fue incrementado a $2.6 billones a principios de este año, lo que representa un incremento del 350% en comparación con los niveles de financiamiento vistos en el pasado. Va a ser necesario que las voces de los sobrevivientes, de sus familias, de los proveedores de servicios, legisladores/as y políticos aboguen para que los recursos sean asignados a servicios personas de la tercera edad sobrevivientes de abuso necesitan con tanta desesperación.

Sobre la Autora: Molly Davies, MSW, ACSW es la Vice Presidenta de los Servicios de Prevención contra el Abuso a las Personas de la Tercera Edad y Defensores del Pueblo, de la organización Envejeciendo de una Manera Sabia y Saludable (WISE & Healthy Aging). Davies es responsable de dirigir el trabajo de diseño de políticas y promoción para el Programa Defensores/as del Pueblo para (Personas bajo) Cuidado a Largo Plazo, sirviendo a la Ciudad y el Condado de Los Ángeles. Entre los puntos relevantes de su vida profesional se encuentra la creación de un Programa de Pasantía para Estudiantes de Maestrías y el desarrollo de la Intervención Defensores/as del Pueblo para establecimientos sin licencia. Además, Molly es responsable del Programa de Prevención contra el Abuso a las Personas de la Tercera Edad para el que conduce capacitaciones para profesionales y consumidores, sobre el abuso a las personas de la tercera edad. También es miembro del Comité Directivo de la Coalición de California pro la Justicia para Personas de la Tercera Edad y es Presidenta de la Asociación de California de Defensores/as del Pueblo para el Cuidado a Largo Plazo.​​

Gracias a la red nacional latino por traducir este artículo para ver la página haga clic aquí